7 razones para no rendirse (siendo senior)

El desánimo es el peor de los enemigos, nos acecha buscando su oportunidad para apropiarse de nuestra voluntad y retirarnos de la lucha diaria, postergarnos a una vida de miedo, angustia y mera subsistencia. Es muy probable que la circunstancia de desempleo de larga duración nos empuje en esa dirección, haciendo cundir la depresión y desasosiego con la consabida baja de autoestima y debilitamiento de nuestro autoconcepto profesional.

No faltan argumentos para temer al desempleo:

A) Los estudios estadísticos

Tal como nos informa este post, en España 560.100 personas mayores de 55 años buscan (16% más que hace un lustro) empleo en nuestro país y el 61% no han sido llamadas para ninguna entrevista. De hecho 7 de cada 10 de ellos cree que no volverá a trabajar más.

En este otro post,  nos dicen que el 39,2% de desempleados mayores de 50 años llevan cuatro años sin encontrar un empleo. Son unas cifras escalofriantes. El porcentaje de jóvenes que llevan el mismo tiempo parados: el 10,6%, no es una cifra tampoco baja. Pero hay una brecha muy clara en contra de la edad de los desempleados.

B) Las prácticas laborales

Y es que las políticas de contratación de las empresas españolas, o como les gusta decir, la atracción y retención del talento, están llenas de sesgos y prejuicios sociales que llevan en muchas ocasiones a despreciar en criba preliminar el talento senior.

C) La reglamentación

En España no hay una regulación que se ocupe de la discriminación por edadismo, al contrario que en otros paises, donde desde hace tiempo se han ocupado de este tipo discriminación social, convirtiendo este problema en típicamente español.

En EEUU, ese país tan liberal, ya en 1968 se promulgo la primera ley para acabar con la discriminación en el terreno laboral, la Age Discrimination Act (ADEA).

En España no se ha prestado atención a esta discriminación laboral, salvo por la aplicación del Artículo 21-1 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de la Unión Europea que cita la edad como un modo entre otros de ejercer la discriminación. Poca regulación para tan gran problema.

Sin embargo el desánimo es un lujo que no nos podemos permitir. Se lo debemos a nuestra familia, a los que siempre han confiado en nosotros y lo más importante a nosotros mismo. Rendirse es equivalente a renunciar a ser feliz, a renunciar a nuestra autorealización profesional/personal, a vivir con remordimientos, culpas y complejos, en definitiva a dejar de vivir.

Como queremos evitar caer en un pozo sin fondo, te ofrezco

7 motivos de esperanza

1. Nuevas oportunidades

Pese a la creencia común, hay más emprendedores que han traspasado el medio siglo de vida que jóvenes. Incluso en el mundo digital. Y es lógico que sea así, el capital relacional acumulado y la madurez profesional requiere de un recorrido que da los años de experiencia. Externalizar ese servicio que antes proporcionábamos a un único empleador es una posibilidad real, pero también la visión de negocio que desarrollamos en nuestra profundización en un sector que puede materializarse en un proyecto o idea de empresa

Y como dicen en este post lo bueno de ser mayor es

La experiencia, una red de contactos consolidada, mayor credibilidad y capacidad financiera son algunas de las ventajas que acompañan a los emprendedores mayores de 50 años para poner en marcha una empresa

Y es que nunca es tarde para triunfar.

2. Neurociencias

La ciencia está de nuestro lado. La neuroplasticidad es una propiedad del sistema nervioso que le permite adaptarse continuamente a las experiencias vitales, pudiendo modelar su actividad y cambiar su estructura de forma significativa a lo largo de la vida. La experiencia modifica nuestro cerebro continuamente, fortaleciendo o debilitando las sinapsis que conectan las neuronas.

Y la neurogénesis, que nos habla del proceso de generación de nuevas neuronas y células gliales, es decir, nuevas células cerebrales. Hasta hace algunas décadas se creía que este proceso sólo tenía lugar en las primeras etapas del desarrollo cognitivo. Sin embargo, en la última parte del siglo XX algunas investigaciones mostraron evidencias de que la neurogénesis también sucede en la etapa adulta en algunas partes del cerebro

3. Actitud positiva

Es una realidad que la manera en la enfrentamos la vida, nuestra actitud ante el mundo, condiciona los resultados. La buena disposición, llama a las mejores oportunidades.

Es altamente recomendable creer en uno mismo, en las capacidades, en qué eres bueno en tu profesión y capaz de resolver los conflictos del día a día. La auto confianza permite enfrentar con otra disposición las labores diarias.

La manera en la que se enfrenta el trabajo es la manera en la que otros ven a la persona como profesional. Al ser positivo se será visto como un empleado dispuesto y capaz a quien se le pueden asignar tareas, pues siempre las conseguirá resolver.

4. Relaciones laborales

En uno de los apartados del informe de ADECCO se afirma que:

Las nuevas estructuras de trabajo y colaboración podrían desencadenar en jerarquías más diluidas y nuevas formas de liderazgo. De esta forma, el trabajo por proyectos ganará cada vez más importancia. Las plantillas extendidas plantean retos como asegurar una relación fluida entre distintos colaboradores de la   plantilla, mantener una cultura de empresa y políticas corporativas arraigadas, y generar compromiso y motivación.

Las relaciones laborales no se basarán solamente en la formalización de un contrato de trabajo, también ampliarán su espectro, como ya se está empezando a notar, en fórmulas tales como el outsourcing de funciones, el trabajo autónomo y por proyectos, freelances para microproyectos desde la nube o el crowdsourcing y otros formatos de innovación abierta.

En resumen, trabajar como profesional externo, free-lance, autónomo o Interim manager, es cada vez más una oportunidad real y frecuente, que no hemos de desestimar.

5. Ser senior está de moda

Lo dice Ximo Salas en su blog. Las empresas con mayor potencial en los próximos años, incluso a la hora de afrontar los procesos de transformación digital serán aquellas que sepan incorporar todo tipo de perfiles y cuando se plantee un proceso de selección lo primero que hagan sea apartar los “prejuicios” de edad y sexo.

Y algunos dicen que somos la solución

Un reciente informe sobre el mercado de trabajo de los 34 países de la OCDE, el PwC Golden Age Index, concluye que cuanto más trabajen los empleados veteranos, más beneficios para la economía, para las empresas, para las administraciones y para ellos mismos (que se mantienen en un mejor estado físico y mental).

En todo caso es así: Los ‘Baby Boomer’ vuelven a interesar a las empresas

6. Nueva discriminación

Davos en su informe ya nos dice: No más excusas para la diversidad del talento. Y señala como las principales fuentes de discriminación: el género, la edad y la procedencia.

La diversidad generacional ya es motivo de reivindicación, estudio y aplicación en la empresa bajo el epígrafe de Gestión de la edad. Las administraciones, aunque tarde, suelen reaccionar y los convertirá en un colectivo protegido, dedicando recursos en formación y actualización, orientación laboral y en subvenciones y bonificaciones para la contratación, como por ejemplo en el programa AVALEM EXPERIÈNCIA de la Generalitat Valenciana.

7. Peor no nos puede ir

Hay razones para pensar que ya hemos tocado techo. Y que solamente podemos remontar la situación, la estructura demogràfica de la sociedad y nuestro propio trabajo y dedicación nos lanzará en esa dirección.

Y si ninguna de estas razones te parecen suficientes para ser optimista, piensa seriamente si tu actitud es la adecuada para conseguir los objetivos o inscríbete a la asociación SENIOR TALENT y vemos que más podemos hacer por ti.

Saludos

(Visited 38 times, 38 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *