¿Merece la pena ser autónomo? (2 de 3)

En esta segunda entrega de la serie ¿Merece la pena ser autónomo? trataremos situaciones comunes en las que necesitamos facturar y ¿quizás? darnos de alta como trabajadores por Cuenta Propia o autónomos.

 

Lo primero que hay que decir, y vaya por delante las quejas, es que a pesar la alegria y forzado optimismo de la Ministra Fatima Bañez, todavía no tenemos la cuota progresiva de autónomos. La Ley 6/2017 de Reformas Urgentes del Trabajo publicada en el BOE 6/2017, ha dejado pasar la oportunidad de resolver una situación muy común, que es la de facturar trabajos esporádicos para los que no merece la pena ser autónomo.

Pero entremos en materia. La pregunta recurrente es: ¿es necesario que me haga autónomo?.

Son varias las situaciones en las que uno se le pueden plantear estas dudas.

  • Irregularidad en la facturación. Cantidades no muy elevadas y esporádicas.
  • Actividad secundaria, desarrollada mientras uno esta dado de alta como trabajador por Cuenta Ajena en el Régimen General de la Seguridad Social.
  • Se está cobrando la prestación por desempleo.

FACTURAR SIN ESTAR DADO DE ALTA COMO TRABAJADOR POR CUENTA PROPIA O AUTÓNOMO

¿Es posible facturar sin estar dado de alta como autónomo?. En 2017, la cuota de autónomo a la Seguridad Social cuesta, como mínimo, 275 euros al mes. Una cantidad independiente del nivel de ingresos que se obtengan.

La normativa establece que “a los efectos de este Régimen Especial, se entenderá como trabajador por cuenta propia o autónomo, aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo”.

Esto da lugar a una laguna normativa por la que es posible facturar, si no es de forma habitual, ni que permita la sostenibilidad económica.

En la práctica hay que demostrar que los ingresos son inferiores al salario mínimo interprofesional (9.906€ anuales en 2017) y no se realizan de manera regular y periódica.

Pero, insisto, esto no significa que sea legal hacerlo, solamente que, de momento la Administración y la Inspección de Trabajo lo está permitiendo. De modo que, aunque el riesgo de sanción sea bajo, existe.

Otra cosas es Hacienda, de aquí no nos escapamos. Hacienda obliga a estar dado de alta para facturar cualquier trabajo. Hay que darse de alta presentando los modelos 036 (declaración censal, modelo normal)  o 037 (declaración censal simplificada).

Trimestralmente debemos liquidar el IVA que hayamos acumulado con la venta de productos o servicios. Por un lado, tendremos el IVA de las facturas emitida y, por otro, las que hayamos pagado nosotros fruto de nuestra actividad. En resumen, saldrá una diferencia positiva o negativa que es la que deberemos pagar a Hacienda.

FACTURAR SÓLO ALGUNOS MESES

Esta es una alternativa que es interesante y más cuando la Ley 6/2017 de Reformas Urgentes del Trabajo publicada en el BOE 6/2017, permite ahora cotizar solamente los días efectivos de alta. Consiste en concentrar todas las facturas pendientes en unos meses o días y después darse de baja. Pero hay que matizar un par de cosas:

  • la primera es que solamente nos compensa si no tenemos derecho a tarifa plana, por haber sido autónomo hace menos de dos años. No nos podemos acoger esta y renunciaríamos a ella durante los dos años posteriores.
  • La segunda es que solamente se permite tres altas y bajas en el RETA dentro del año natural.
  • De igual manera no hay que superar los ingresos mínimos y los trabajos realizados han de coincidir con la fecha de alta como trabajador por cuenta propia.

FACTURAR A TRAVÉS DE UNA COOPERATIVA

En 2008 comenzaron a aparece cooperativas de trabajo asociado cuyo objeto es gestionar las facturas de profesionales que realizan proyectos en un mismo sector.

Las personas que pertenecen a las cooperativas de trabajo asociados son considerados socios y trabajadores, a la vez. Por ello, cada trabajador recibirá una nóminas con el dinero correspondiente a las facturas que haya realizado, descontando el dinero correspondiente a los gastos de la cooperativa, la Seguridad Social  e impuestos.

El Ministerio de Empleo persigue desde hace unos meses estas cooperativas de facturaciónutilizadas para evitar el pago de los gastos de autónomo. Esto ha llevado a varias a cerrar y a muchos de los socios a recibir cartas reclamando su puesta al día en sus cotizaciones como autónomos.

Conclusión: ¡Huir!

En resumen, podemos decir que

La primera situación, (cobrar poco e irregularmente) la podemos resolver con la primera opción: no darse de alta en RETA, pero si en Hacienda.

La segunda situación, estar dado de alta con contrato laboral. Hay que decir que es totalmente compatible con ejercer la actividad como autónomo. La pluriactividad es la situación en la que se realizan dos o más actividades laborales que obligan a cotizar en más de un Régimen de la Seguridad Social.

Hay que decir que para este caso hay bonificaciones en la cuota de autónomos.  Además, y cómo novedad, la Ley 6/2017 de Reformas Urgentes del Trabajo publicada en el BOE 6/2017, en los supuestos de pluriactividad prevé la devolución de oficio por la Tesorería General de la Seguridad Social del exceso de cotización realizado por el trabajador autónomo.

Con la tercera situación, cobrar la prestación por desempleo y además facturar, el tema ha sufrido mucha evolución.

Cobrar prestación por desempleo y hacer un trabajo es incompatible (¡y sancionable!). Por lo que, si haces una factura sin darte de alta en el RETA, por ser un importe pequeño y puntual (pero sí en Hacienda, ¡ojo!), has de comunicarlo al servicio de empleo. El SEPE traducirá el importe de tu factura en días de cotización y paralizará tu prestación por desempleo el periodo calculado.

Cosa diferente es que decidas darte de alta en el Régimen Especial de Trabajadores autónomos. Y aquí es donde se han dado muchas variaciones.

Antiguamente darse de alta en el RETA implicaba perder la prestación, en el cobro actual pero también en el futuro, la única opción era la capitalización.

El Pago Único o la Capitalización del Desempleo lo pueden solicitar aquellas personas que están en desempleo y estén interesadas en iniciar su propio negocio. Con la Ley para el fomento del Trabajo y la Economía Social de Agosto de 2015, se implementan 10 medidas clave, entre las que se encuentran las referidas a la capitalización o pago único.

Pago Único (100%): La percepción del 100% de la prestación por desempleo (o lo que reste por recibir con un mínimo de tres meses) se consigue como financiación de una inversión.

En caso de necesitar sólo una parte, el resto se irá percibiendo mediante la compensación de las cuotas mensuales de autónomos efectivamente pagadas.

Pagos mensuales: Los que no realicen una inversión podrán destinar el 100% de su prestación pendiente a compensación de las cuotas mensuales de autónomos.

Con las nuevas medidas de apoyo al emprendedor se permite reanudar la prestación por desempleo si el autónomo se da de baja antes de los cinco años después de iniciar su actividad. Anteriormente sólo eran 2 años.

Pero la gran novedad es cobrar el desempleo a la vez que se da de alta en autónomos. Se trata de una medida inicialmente destinada a jóvenes menores de 30 años, ampliada posteriormente a mayores de 30 años y que cuenta como requisito adicional que los autónomos no tengan trabajadores contratados (no deben disponer de código de cuenta de cotización como empleador).

Esta medida tiene como objetivo asegurar un mínimo de ingresos a la persona desempleada que decide emprender así como facilitar la puesta en marcha de su proyecto.

La medida permite compatibilizar el cobro del paro o prestación por desempleo con el hecho de estar en alta en el Régimen de Autónomos de la Seguridad Social durante un máximo de nueve meses. En caso de que el autónomo se diera de baja antes, podrá seguir cobrando la prestación por desempleo que le quedase pendiente.

Mi opinión particular es que una cuota progresiva, con exención de pago a los autónomos con facturación menor del SMI, daria mayor seguridad jurídica, y no habría que depender del laisse faire de la Administración. Permitiría construir un proyecto sin incurrir en costes fijos que te lastran de inicio.

En el próximo de la post de la serie, analizaremos el contenido del RETA, comparándolo con otros paises de nuestro entorno.

¿Merece la pena ser autónomo? (1 de 3)

¿Merece la pena ser autónomo? (3 de 3)

(Visited 18 times, 18 visits today)

Un comentario sobre “¿Merece la pena ser autónomo? (2 de 3)

  1. Pingback: ¿Merece la pena ser autónomo? (1 de 3) - Bernat Guerola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *