La Búsqueda de empleo en +45 (2/3)

Estrategias y realidad en la búsqueda de empleo en trabajadores mayores de 45 años. Continuamos con la siguiente parte del artículo ficticio que me gustaría leer sobre la búsqueda de empleo para mayores de 45 años.

Hola amigo mío. Han pasado unos días desde que me dirigí a ti para orientarte en la búsqueda de empleo, espero que hayas hecho algún avance en ese sentido, con o sin mi ayuda.

En la anterior ocasión te hablé sobre la preparación para la búsqueda de empleo. En esta ocasión quería hablarte sobre la entrevista de trabajo, desde tu perspectiva particular de trabajador mayor de 45 años.

Si estás en esa situación de entrevista, felicidades, significa que algo has hecho bien. Con total seguridad tu candidatura es atractiva y tu curriculum cumple con los mínimos necesarios para desempeñar el trabajo. Si has llegado a la entrevista gracias a algún contacto, felicidades también, porque eso significa que has dedicado tiempo para mantener a tus contactos informados y dedicados a tu causa.

Respecto a esta última forma de conseguir la entrevista te he de decir que, en la mayor parte de los casos, el contacto solamente te servirá para acceder a la entrevista, a partir de ahí estás sólo. El seleccionador y el contratador no van a abdicar de sus responsabilidades de seleccionar al mejor candidato por quedar bien con una amistad común (o por una situación equivalente).

Decirte que la entrevista inicial es con mucho el momento más importante y es eliminatoria (te lo digan o no), por lo tanto, has de estar muy bien preparado para causar la mejor impresión posible.

Tres cosas te tienes que preparar cuidadosamente:

  • Tu actitud
  • Tu preparación profesional
  • Vencer los tópicos sobre la edad

QUE TU ACTITUD NO SEA PROBLEMA

Sí, ya sé que te lo he dicho antes, pero no me voy a cansar de repetírtelo. A la entrevista hay que ir con actitud positiva. Olvídate de las anteriores selecciones en la que tu candidatura fue desestimada y haz un paréntesis en tu desaliento. Ponte delante de un espejo y recuérdate tus mejores momentos profesionales, recuerda los elogios que recibiste y súbete la moral. Es imperativo un buen nivel de autoestima, recuerda que estás en un proceso de venta, ¡has de creer en el producto!.

el-vendedor

Hay un libro que te recomiendo encarecidamente. Fue un best-seller en su momento, se llama “El vendedor más grande del mundo”. En su sinopsis dice “el autor demuestra que la satisfacción y el bienestar provienen del hecho de que el hombre descubra su personalidad y sus emociones, y sepa aplicarlas en su vida diaria. Cuando esto se consigue, todo los demás beneficios de orden material se logran fácilmente”.

Es una alegoría espiritual , si no te va ese rollo puedes ver la excelente película “Jerry Mcguire” que está trufada de speechs sobre ventas como este:

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=WbaCWIJ3ey4&w=854&h=480]

Ambos te servirán de inspiración y te ayudarán a coger el tono adecuado en la entrevista.

Probablemente tu entrevistador sea más joven que tú, y también tu jefe y tus compañeros. No tendrás problemas con ello, ¿verdad? No seas condescendiente ni los trates con aires de superioridad por ser mayor. Recuerda que no quieres que te traten diferente por tener tu edad, no lo hagas tú.

En definitiva has de ir con una actitud positiva, ser perceptivo, con mente abierta, amable, seguro y colaborador. Quizás te parezcan demasiados adjetivos. Te lo resumiré: cuida tu CAPITAL ERÓTICO.

¿Qué es el CAPITAL ERÓTICO? (Tranquilo, no te voy a pedir que te inscribas en Tinder o Meetic).Así lo describe la profesora de la London School of Economics Catherine Hakim (Honey Money. The Power of Erotic Capital, 2011), quien destaca que va más allá del atractivo físico innato y que se trata de un activo que todo individuo posee en algún grado y que se puede cultivar a lo largo de la vida. El capital erótico surge de la valoración y combinación de atributos en donde la personalidad, la simpatía, la indumentaria, la seguridad al hablar y moverse, son iguales o más importantes que la belleza física.

Hakim sitúa el capital erótico como un cuarto activo personal, por detrás de los que había definido el sociólogo francés Pierre Bourdieu: el capital económico (los bienes que poseemos), el capital cultural (lo que sabemos) y el capital social (a quién conocemos). Y, como cualquier activo, se convierte en un bien escaso, que tiene un peso también en la economía.

capital-erotico

Aquellos con un alto capital erótico tendrán mayor éxito social. Eso afirma la socióloga Catherine Hakim y si dejas aparte tu natural mojigatería seguro que tú también lo ves así. No se trata de ser más o menos guapo/a, sino en ser agradable, tanto en el trato personal como en el aspecto físico. Por supuesto, el concepto de atractivo o agradable cambia según el grupo social, seguro que los políticos del PP y de la CUP no coincidirían si tuvieran que evaluarte. Cada grupo social tiene su propia código de conducta, ¡y de vestimenta!

¿y cual ha de ser el tuyo? Aquí entramos en el concepto de empatía. Es un concepto fundamental para conseguir el buen entendimiento con el entrevistador. Dicen los expertos que para conseguir empatizar con tu interlocutor has de ser un fiel reflejo de él. En su lenguaje verbal, lenguaje no verbal (paralingüística) y lenguaje corporal (kinesia). Añadamos que también en su código de vestimenta. En una entrevista deberías vestir igual que tu interlocutor, sea de traje con o sin corbata, sport o casual. Si te resulta muy difícil de asumir el código de valores (y de vestimenta) de la empresa, revisa tus creencias y tu idoneidad para la empresa. Y no te lo tomes muy a pecho, al fin y al cabo es sólo un uniforme.

Si quieres quejarse de la sociedad y de la falta de oportunidades hazlo con los amigos, no en la entrevista. Si quieres desahogarte por lo mal que lo estás pasando hazlo con tu pareja, no en la empresa. Nadie te va a contratar si tienes una actitud de rebeldía ante el sistema, por inspirar compasión, ni porque tú consideres que es lo justo. Al contrario, te van a descartar enseguida. Solo hay una cosa que el entrevistador valora más que la competencia profesional y es que no causes problemas, ni a él, ni a tu futuro jefe, compañeros, etc.

Espero haberte convencido de lo importante que es la actitud en la entrevista. Muy buenos candidatos se han malogrado por descuidar este aspecto

TU PREPARACIÓN PROFESIONAL

Volvamos, aunque no te guste, a tu edad. Sabes que nunca te van a contratar como Junior o como becario. Lo que te quiero decir es que no te van a contratar por tu potencial de aprendizaje o por tu proyección dentro de la empresa. Aunque eso no significa que no lo vayan a valorar (y mucho además). Te van a contratar (si lo hacen) por tu capacidad para aportar a la empresa el mismo día de tu incorporación. Para ti no hay periodo de adaptación. Es lo que hay. “Aixó es aixina”, como diria Xavi Castillo.

Convierte ese handicap en tu punto fuerte. Infórmate todo lo posible sobre la empresa, su objeto, historia, trayectoria, productos, etc. Averigua entre tus contactos y redes sociales sus interioridades y problemática relacionada con el puesto de trabajo al que aspiras. Bien sea un problema de implantación de un programa de gestión de empresa, de carga de camiones, de seguimiento de ventas, de riesgos laborales, etc., aquello que la empresa tenga problemas en gestionar en tu área de trabajo. Prepara, relacionado con tu curriculum, situaciones similares que supiste resolver o que participaste en la solución, desarrolla tu “storytelling” (el arte de contar tu historia conectando emocionalmente con tu interlocutor), cuenta tu historia profesional relacionándolo con el sector y con la empresa contratante. Da en la diana desde el principio. Con precaución, dejando claro, que empresas diferentes requieren soluciones diferentes, pero que tú ya pasaste por ese trance y supiste resolverlo.

¿Cuándo hacerlo?. Espera la señal. Lo mejor sería contrastar primero la información que ya tienes de la empresa y que te ha servido para desarrollar el storytelling. Pero no es corriente que al inicio de la entrevista tengan la confianza suficiente para contártelo. Puedes preguntarlo, demostrando interés, pero si es muy pronto pueden valorarlo como impulsividad o falta de discreción. Así que vas tener que ir soltándolo y estudiar las reacciones y el feed-back y confiar en que el entrevistador haga revelaciones según desarrollas tu autopresentación. 

Has de arriesgar, como nunca debe hacer un joven, tener iniciativa, aportar soluciones, siempre con humildad y desde el trabajo en equipo. Mantén el equilibrio, que tu conocimiento no se convierta en arrogancia, que tus soluciones no desprecien las ideas de otros, que tu iniciativa no te inhabilite para seguir otras directrices. Tu experiencia, tu mayor valor, ha de diferenciarte positivamente de los candidatos más jóvenes y sumar, sin violencia al conocimiento de la empresa en esa área.

Como se me ha ido de extensión este post, lo terminaré en una siguiente publicación. 

SALUDOS Y SUERTE EN TU CAMINO.

(Visited 41 times, 41 visits today)

5 comentarios sobre “La Búsqueda de empleo en +45 (2/3)

  1. Pingback: La búsqueda de empleo en +45 (3/3) – Bernat Guerola

  2. Pingback: La búsqueda de empleo en +45 (3/3) - Bernat Guerola

  3. Pingback: La Búsqueda de empleo en +45 (1/3) - Bernat Guerola

  4. Pingback: El Placer de leer: "Blink. Inteligencia Intuitiva" - Bernat Guerola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *