¿Merece la pena ser autónomo? 3 de 3

Retomo la serie de post sobre la situación laboral del trabajador por cuenta propia (autónomo) con la tercera y ultima parte de ¿Merece la pena ser autónomo?. En este post analizaré la situación actual del RETA, veremos que tratamiento dan otros países al profesional/empresario autónomo y hablaré sobre los retos y futuro de los autónomos españoles.

 

ANALISIS ACTUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL DE TRABAJADORES AUTÓNOMOS

En 2007 se publicó la ley de la Ley 20/2007 que regulaba el Estatuto de los Trabajadores Autónomos. Esta ley es la que se aplica a los trabajadores autónomos, más el añadido de las importantes reformas llevadas a cabo por:

–        Real Decreto 197/2009, de 23 de febrero, que regula el contrato del trabajador autónomo económicamente dependiente, que es aquel trabajador autónomo que realiza su actividad económica o profesional para una empresa o cliente del que percibe al menos el 75 por ciento de sus ingresos.

–        Ley 32/2010 de 5 de agosto que regula el sistema de protección por cese de actividad o paro de los autónomos.

–        Ley para el fomento del Trabajo y la Economía Social de Agosto de 2015. Con medidas como la tarifa plana, la compatibilización de cobrar prestación de desempleo y darse de alta como autónomo y más medidas.

–        La Ley 6/2017 de Reformas Urgentes del Trabajo publicada en el BOE 6/2017, comentada en el primer post de esta serie.

Sintetizando, los aspectos más destacables del Estatuto de los Trabajadores Autónomos.

1.Define el trabajo autónomo y determina los colectivos que lo componen.

2. Establece el catálogo de derechos y deberes fundamentales, y las normas en materia de prevención de riesgos laborales.

3, Determina que los menores de dieciséis años no pueden ser trabajadores autónomos ni ejercer actividad profesional, ni siquiera para sus familiares.

4, Crea y regula el Régimen Profesional del Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente

5.  Crea el Consejo del Trabajo Autónomo como órgano consultivo del Gobierno y señala los derechos colectivos, de asociación y de representatividad de los trabajadores autónomos.

6. Establece que la acción protectora del Régimen Especial de Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia, comprenderá: la asistencia sanitaria en los casos de maternidad, enfermedad común o profesional y accidentes y las  prestaciones económicas en las situaciones de incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo, maternidad, paternidad, riesgo durante la lactancia, incapacidad permanente, jubilación, muerte y supervivencia y familiares por hijo a cargo.

7. Marca las líneas principales de fomento y promoción del trabajo autónomo, así como exenciones y reducciones en las cotizaciones a la Seguridad Social.

8. Señala el inicio de un proyecto de regulación de la prestación por cese de actividad.

9. Introduce como novedad, en lo que se refiere a la contratación de familiares la posibilidad de contratar como trabajadores por cuenta ajena, a los hijos menores de treinta años aunque éstos convivan con el trabajador autónomo, quedando excluida la cobertura por desempleo de los mismos.

A lo largo de estos años se han ido actualizando algunos contenidos mediante la aprobación de diversas normas complementarias, por ejemplo en materia de bonificaciones en la cuota del autónomo, como la tarifa plana, o ya en 2015. impulsar el demandado Consejo del Trabajo Autónomo mediante la aprobación de la Ley de Fomento del Autoempleo.

CUOTA DE AUTÓNOMO

La base mínima de cotización de autónomos queda fijada, a partir de 1 de julio de 2017, en 919,80  y la máxima en 3.642 euros.

El porcentaje a aplicar sobre esa base de cotización y, por lo tanto, la cuota a pagar mensualmente, es del 29,8% para los trabajadores que opten por dar cobertura a las prestaciones por incapacidad temporal (IT).

En situación de pluriactividad y estuviesen cotizando por la cobertura de IT en otro Régimen, el tipo a aplicar sería de 26,50%.

Más del 80% de los autónomos, elije la base mínima de cotización, por lo que el tipo a aplicar, incluida la incapacidad temporal y financiación de prestaciones por riesgo durante el embarazo y la lactancia, sería el 29,90 % de 919,80 euros. De esta forma, la cuota de autónomos de 2017 es de 275 euros.

La mayoría de los autónomos aumenta su base de cotización al cumplir los 47 años, con el objetivo de cotizar más y, de esta forma, incrementar su pensión. No obstante, la libertad de elección de base de cotización se restringe a partir de esta edad.

Los trabajadores autónomos, mayores de 48 años a fecha 1 de enero de 2017, podrán optar a una base de cotización comprendida entre 992,19 y 1.964,70 euros, mientras que la horquilla para los mayores de 50 años con al menos cinco años cotizados se sitúa entre los 919,80 y 1.964,70 euros mensuales.

Qué tratamiento le dan otros paises al profesional/empresario autónomo

En 2016 hubo censados casi 3,2 millones de autónomos en nuestro país, algo más del 17% del total de población trabajadora. Somos el tercer país de la Unión Europea con mayor tasa de trabajadores por cuenta propia. Solo superados por Grecia e Italia.

Una primera mirada a los sistemas impositivos para autónomos de nuestros vecinos desvela una gran verdad objeto de muchas críticas: la cuota de la seguridad social es baja o inexistente en Europa. Dicha cuota es fija en España. A su favor está que da acceso a una de las mayores coberturas dentro de la UE.

Por otro lado, en función del volumen facturado y del tipo de cliente, los autónomos españoles hacen frente al pago del IVA y del IRPF, algo que no sucede en todos los países europeos.

A continuación relacióno seis casos de nuestro continente, ordenándolos de más a menos favorables (España se queda la última por méritos propios.

Francia

Los autónomos franceses no pagan nada durante el primer año de actividad. Después, en función de la actividad y el nivel de facturación, se establecen una serie de cuotas progresivas (parte del 12% del total facturado en actividades comerciales, 18,3% para profesiones liberales y 21,3% para servicios. Además, no se factura (ni se puede desgravar) el IVA.

Estos pagos dan acceso a asistencia sanitaria, pensión de jubilación, baja por incapacidad temporal y pensiones de viudedad e invalidez.

(Vive la France!)

REINO UNIDO

Favorece a los autónomos de menor facturación. En este país hay que entrever bien lo que hay detrás de una cuota fija de 14 a 58 euros al mes.

Lo primero es que hay dos tipos de autónomos en el Reino Unido: por un lado, los Class 2,  no pueden superar los 8.400 € de ingresos al año, que pagan 14€/mes. Este seguro cubre la pensión básica, bajas por maternidad o muerte. Si se pasa de este límite vamos a la tasa Class 4, paga una cuota, que asciende a unos 58 euros, además del 9% de los ingresos.

Además, no se hacen declaraciones trimestrales de IVA como aquí.

ITALIA

En Italia no existe una cuota fija mensual, solo pagan por lo que facturan. Pero pagan bastante más que sus vecinos españoles.

Entre los 0 y los 15.000 euros anuales, los italianos pagan un 23% de lo facturado. Después, la tasa sube al

  • 27% hasta los 28.000 euros,
  • 38% hasta los 55.000,
  • 41% hasta los 75.000 y
  • 43% por encima de esa cantidad.

PORTUGAL

Tampoco hay cuota fija anual. Se paga sobre los ingresos anuales que dependiendo del nivel de prestaciones vas desde el tipo de cotización del 25,4% (mínimo obligatorio) hasta un tipo de 32%.

ALEMANIA

Se paga una cuota de 140 € (Seguridad Social) a los que hay que sumar entre 150 € y 240 € de seguro médico obligatorio. Si no se superan los 1.700 € de ingresos hay que pagar lo 140 €.

Una ventaja importante es que la fecha de la factura es la fecha de cobro, así que no hay qué pagar anticipadamente el IVA o IRPF de lo que no hemos cobrado. Otro es que si facturas menos de 17.500 € al año o tienes menos de 30 años, no tienes que gravar las facturas con el IVA.

ESPAÑA

En España pagamos una cuota excesivamente alta. Da igual lo que un autónomo, todos deben pasar por caja desembolsando al mes 275 euros, se ingrese o no. Además, cada tres meses debemos declarar el IVA y el IRPF, independientemente de que se hayan cobrado o no las facturas.

Con las reformas efectuadas por el Gobierno, los nuevos autónomos pueden acceder a la tarifa plana de 50€ durante un año y otros beneficios.

En general las coberturas por este pago son muchas más amplias e incluyen además una prestación por desempleo para autónomos. Algo que existe solo en España.

 

El futuro de los autónomos

España es un país que no da muchas facilidades a la hora de emprender un nuevo negocio, ocupamos el puesto 142 de 189 países en el mundo en lo que se refiere a facilidades para el emprendimiento. Aún así el colectivo de los trabajadores autónomo ha crecido notablemente en nuestros país en los últimos años.

Quizás porqué debido a la crisis, el autoempleo se ha convertido en la única alternativa que les ha quedado a muchas personas tras perder su anterior empleo.

La cuota de autónomos (RETA) es una carga que debemos pagar todos los meses a la Seguridad Social. Esa cuota mensual varía según la situación y la ley en vigor.

 

Un sistema que no convence a los autónomos. 

El actual sistema no tiene mucho de solidario ya que, trata igual tanto al que empieza como al que tiene unos ingresos elevados.

La cuota de autónomos debería ajustarse en función de lo ingresado en lugar de establecer una cantidad fija. Es lo que sucede en otros países, como hemos visto. Es decir, que las personas puedan “pagar en función de sus ingresos y posibilidades”.

Otros temas, que han sido objeto de reforma pero que no han conseguido convencer de su tratamiento, son el desempleo de los autónomos y la figura del autónomo económicamente dependiente (TRADE). Han sido pocos los autónomos que se han podido beneficiar del desempleo para los autónomos por los exigentes requisitos previos. La cuantía es además baja: el 70% de la base reguladora, que para una base mínima de 893,1€ supone una prestación de 625€. En lo que respecta a la figura del autónomo económicamente dependiente es muy controvertida por su relación con los “falsos autónomos” y la sospecha de que es una medida del empresario para ahorrarse la cuota de seguridad social de un trabajador por cuenta ajena.

Las dificultades para cobrar una prestación por desempleo o que la pensión por jubilación media sea un 41% inferior respecto a los trabajadores asalariados, son otras de las desventajas de este colectivo que ya representa el 19% del total de la población activa española.

Maldito IVA

Tener que desembolsar el IVA ante de haber percibido las facturas, supone una carga económica grande. Se echa en falta una regulación como la que Alemania tiene en este aspecto, que siendo la fecha de la factura la fecha de cobro evita el pago anticipado de IVA e IRPF y el impacto sobre la economía ya maltrecha del trabajador autónomo.

Y respondiendo a la pregunta de merece la pena ser autónomo. Mi contestación es que en España solo lo merece si somos capaces acogernos a los beneficios comentados, que en todo caso son temporales o tenemos una alta facturación es mayor de 30000€. En España pagas poco si tienes mucho y demasiado si tienes poco. Por lo que no es de extrañar tanta economía sumergida.

¿Merece la pena ser autónomo? (1 de 3)

¿Merece la pena ser autónomo? (2 de 3)

 

(Visited 35 times, 35 visits today)

2 comentarios sobre “¿Merece la pena ser autónomo? 3 de 3

  1. Pingback: ¿Merece la pena ser autónomo? (2 de 3) - Bernat Guerola

  2. Pingback: ¿Merece la pena ser autónomo? (1 de 3) - Bernat Guerola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *