Mi historia con la Formación en la Empresa

Llevo ya 25 artículos publicados en el Blog y me sorprendo a mi mismo al ver que todavía no he hablado de la Formación en la empresa o formación continua. Por lo que, si me permitís, voy a hacer un ¿breve? recorrido por ella.

Y es que esta área ha tenido mucho peso en mi trayectoria profesional. Mi debut en la formación, una vez finalizado la Licenciatura de Psicología y el Master de Recursos Humanos en ADEIT fue en el año 1994 en la Factoria FORD con un curso de Negociación. Fui de la mano de una consultora de comunicación de Valencia con la que di mucha más formación, como por ejemplo:

  • En empresas como: FORD (en dos ocasiones más), COLEBEGA, SMURFIT, BANCAIXA, CONSUM. Los temas que más trataba era la negociación, técnicas de comunicacióntrabajo en equipo, Liderazgo y atención al cliente.
  • En escuelas de negocios y centros de formación como ADEIT, La ESCUELA DE LA EMPRESA-UNIVERSITY OF WHALES, La UNIVERSIDAD MENENDEZ PELAYO, REDOLAT.
  • En la Administración Pública: CONSELLERIA DE EDUCACIÓN Y CIENCIA, CDT de Alicante, CEV, INSTITUTO DE LA SEGURIDAD SOCIAL, INSTITUTO DE LA MUJER.
  • En Asociaciones como CONFEDERACIÓN EMPRESARIAL VALENCIANA (CEV), FEDERACIÓN DE HOSTELERÍA, ASOCIACIÓN DEL TERCIARIO AVANZADO.

Si tuviera que destacar alguna actividad formativa de esta etapa (1994-1997) podría ser una proyecto que llevamos a cabo en BANCAIXA (¡qué tiempos aquellos!), donde llevamos a cabo un proyecto de modelización en equipos de trabajo de las oficinas. Eran cursos intensivos que me llevaron a muchas poblaciones como Alzira, Sagunto, Albacete, Etc. También destacaría los cursos del INSTITUTO DE LA MUJER de Atención al cliente, con los que fui a Ayora, Castellón y Vistabella.

Posteriormente con AUREN, la formación iba más dirigida a dar soporte en la Implantación de Sistemas de Calidad, con temas como el Factor Humano de la Calidad en empresas como CHOCOLATES VALOR, en el CLUB DE ECONOMÍA Y DIRECCIÓN o ROCERSA Cerámica.

Por mi cuenta, como profesional independiente, he impartido formación en el CENTRO DE INTERVENCIÓN SOCIAL, en 1996, un curso de larga extensión y gratos recuerdos de Psicología de la Empresa y anteriormente en FOREM P.V. También en ESTEMA, en 1997 y 1998, una asignatura llamada Gestión Informatizada de presentaciones. Durante siete años (1999-2007), en el CENTRO DE ESTUDIOS FINANCIEROS el modulo Comunicación Interna del Master de Recursos Humanos.

También tuve la oportunidad de llevar a cabo acciones formativas en empresas como DHL, TECMAN, VDA. DE FEDERICO GINER, Cdt de Castellón, el CEFIRE de Alzira, etc.

Además de todo ello, en las empresas en las que he ejercido responsabilidades de Dirección de Recursos Humanos, he impartido formación, orientada tanto a la formación inicial como, últimamente de Prevención de Riesgos Laborales.

En fin, más de 2500 horas de formación impartidas, en 11 sectores empresariales, referente a 20 temas, todos ellos pertenecientes a habilidades de comunicación y liderazgo, temas de RRHH, Calidad y Prevención de Riesgos Laborales.

Durante mis etapas como Responsable de Recursos Humanos, una de las funciones en las que he insistido es en la realización del Plan de Formación de la Empresa. He tenido que gestionar el crédito formativo a través de la Institución FUNDAE (Fundación Estatal para la Formación en el Empleo). Antes llamada Fundación Tripartita (hasta 2015). Y aún antes La Fundación para la Formación Continua (FORCEM) (1992-2004), que gestionaba la Formación Profesional Continua en España y que junto a la Formación Profesional Reglada y la Formación Profesional Ocupacional integraban el Sistema de Formación Profesional en España.

He vivido la evolución de la financiación de la formación continua. Desde fondos europeos y subvenciones (que tantos escándalos generó) a un sistema más eficiente de aplicación de bonificaciones en la cuota de seguridad Social.

La institucionalización de la Formación Continua ha propiciado el florecimiento de centros y servicios de formación empresarial, tanto desde academias de formación como de consultoras de RRHH. Actualmente FUNDAE les permite gestionar la formación, con el requisito de ser una Entidad de Formación Acreditada o Entidad organizadora. El centro de formación tiene que estar inscrito y/o acreditado en el Registro Nacional de Entidades de Formación.

Las entidades de formación deben estar inscritas en el correspondiente registro habilitado por la Administración para poder impartir cualquiera de las especialidades incluidas en el Catálogo de Especialidades Formativas. La inscripción no se requiere, sin embargo, a las empresas que impartan formación interna para sus trabajadores ya sea con sus propios medios o recurriendo a la contratación de instalaciones o equipos.

Las empresas pueden organizar la formación de sus trabajadores por sí mismas, e impartir la formación empleando medios propios o bien recurriendo a la contratación de aulas, campus, equipos, etc. También pueden contratar a entidades organizadoras que al mismo tiempo imparten, o pueden optar por la alternativa de contratar a una tercera empresa formadora o impartidora. FUNDAE diferencia entre Formación Programada y la Formación subvencionada.

También he visto evolucionar la metodología de la formación continua en las empresas. Desde la formación clásica de aula, a la formación Outdoors, formación a distancia, las soluciones e-learning,  la consolidación de plataformas MOOC  (Massive Online Open Courses), como COURSERA, o el MITx de Massachusetts Institute of Technology. La proliferación de WEBINARS, con el aprovechamiento de la tecnología (como la herramienta gratuita Google Hangout). Respecto a las competencias directivas y profesionales vemos como la gamificación y el Coaching Directivo enriquecen y complementan las estrategias formativas más convencionales.

Con todo este tiempo transcurrido, con toda la evolución habida en metodología y contenidos, y con toda la progresiva institucionalización de la formación continua, de lo que no cabe duda es de la necesidad de hacer de la formación en la empresa, un eje principal de las Políticas de Recursos Humanos en la empresa. Es una herramienta insustituible para generar talento pero también tiene otras funciones nada desdeñables como ser un motivador para retener el talento dentro de la compañía y propiciar la comunicación interna y el sentido de equipo. Además de ayudar a conseguir el Engagement, ese anglicismo que puede asimilarse a compromiso o implicación y que hace que una persona este totalmente implicada con su trabajo y entusiasmada con él, actuando más allá de las demandas explicitas de la organización.

Por eso, y este es el motivo de este post, como profesional de los Recursos Humanos, me declaro ferviente seguidor y practicante de la formación continua en la empresa con la que tanto he aprendido y tantas satisfacciones me ha proporcionado. Mi propuesta formativa la encontrarás AQUÍ.

Si quieres saber cómo te puedo ayudar en este tema ponte en contacto conmigo.

 

(Visited 40 times, 40 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *