Todos somos discapacitados

A raíz de mi participación en las X Jornadas ALBA, MIRANDO JUNTOS , el 24 de Septiembre de 2016 quisiera compartir con vosotros, abnegados lectores y sin embargo amigos, el contenido de mi ponencia.

albaAgradecer antes que nada a Mónica y Javier haberme invitado a estas jornadas y expresar mi completa admiración por su trabajo desinteresado a favor de las personas que sufren esta anomalía genética y a sus familias. También darle las gracias a Marga Martí, gran amiga y socia en tan buenos proyectos, por su intermediación.

La ponencia se llamaba “Beneficios fiscales y laborales para la contratación laboral”. Tuve la suerte de compartir conferencia y taller con D. Guillermo Herrero de Consher Consulting, Asesores de empresa.

En mi ponencia empecé con la siguiente reflexión, compartida por los asistentes: Los empresarios necesitan incorporar a su empresa personas que puedan aportar valor a su proyecto empresarial, eso es lo más importante. Solamente después de darse esta condición es viable fijarse en las ventajas contractuales, incentivos y bonificaciones existentes. Esto nos lleva a concluir que también las personas con discapacidad han de dirigir sus esfuerzos a la adquisición de competencias profesionales y a su actualización continuada.

La legislación de referencia una vez derogada la Ley de Integración Social y Laboral de Minusválidos (LISMI), es el RDL 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de la derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.

En el Capitulo VI Derecho al trabajo, encontramos temas tan importantes como:

  • La cuota de reserva para personas con discapacidad (art.42), que establece, al igual que lo hiciera la LISMI que las empresas públicas y privadas de más de 50 trabajadores están obligadas a destinar el 2% de sus puestos de trabajo a personas con discapacidad. En las ofertas de empleo público se referencia a la normativa reguladora de la materia, aunque hasta la actualidad ha sido del 5%. Las excepciones a esta norma obligan a medidas alternativas.
  • La diferenciación entre empleo ordinario y empleo protegido. Siendo el primero el creado en el seno de las empresas y en las administraciones públicas, incluido los servicios de empleo con apoyo y el empleo protegido el que se da en centros especiales de empleo y en enclaves laborales.
  • Se valora la importancia de la Orientación laboral estableciendo colaboraciones con entidades y agencias de colocación (art.39).
  • Se establece la aplicación de ayudas y subvenciones para la contratación y adaptación de puestos de trabajo.
  • Se garantiza la igualdad de trato y no discriminación declarando nulos y sin efecto los preceptos reglamentarios, las clausulas de los convenios colectivos, los pactos individuales y las decisiones unilaterales del empresario que den lugar a situaciones de discriminación directa o indirecta.

Todos estos temas que conforman los derechos laborales de las personas con discapacidad encuentran su desarrollo reglamentario en normas y reales decretos:

  • RD 364/2005 de 8 de abril, por el que se regula el cumplimiento alternativo con
    carácter excepcional de la cuota de reserva en favor de los trabajadores con discapacidad.
  • RD 2273/1985, de 4 de diciembre, aprobación Reglamento de los
    Centros Especiales de Empleo
  • RD 870/2007, de 2 de julio, por el que se regula el programa de empleo con apoyo como medida de fomento de empleo de personas con discapacidad en el mercado ordinario de trabajo.
  • RD 290/2004,de 20 de febrero, por el que se regulan los enclaves laborales como medida de fomento del empleo de las personas con discapacidad.

minus

El interés de los asistentes se dirigía también a conocer los tipos de contratos bonificados aplicables a personas con discapacidad y que pudieran servir al empresario como un estímulo añadido a su contratación.

Esta información la podemos encontrar en la Guía de contratos del SEPE en su edición de Septiembre del 2016 y  de manera resumida en el cuadro de Bonificaciones/Reducciones a la contratación laboral del SEPE, también en su edición de Septiembre de 2016.

Las bonificaciones sobre la cuota de la Seguridad Social, son muy beneficiosas, tanto en contratos temporales como en conversión a indefinido y más aún en trabajadores procedentes de enclaves laborales. Incluyen además subvenciones para adaptación del puesto de trabajo.

Señalar que en las cuantías de las bonificaciones se diferencia entre mayores y menores de 45 años y entre hombre y mujer. Siendo las más beneficiosas las mujeres mayores de 45 años. También cabe decir que para acceder a estas subvenciones y bonificaciones la empresa tiene que cumplir unos requisitos como :

  • Hallarse al corriente  en el cumplimiento de las obligaciones tributarias,
  • No haber practicado despidos declarados improcedentes o despidos colectivos a trabajadores con contratos bonificados por un periodo de doce meses antes
  • No haber sido excluido de los beneficios de la aplicación de los programas de empleo por la comisión de infracciones graves.

Como los asistentes estaban interesados en las cuotas de autónomos, quisiera comentar que tras las últimas modificaciones legislativas de La ley de Emprendedores y la Ley de Fomento del Trabajo Autónomo, las bonificaciones  para autónomos discapacitados con un grado de discapacidad igual o superior al 33%, quedan de la siguiente forma:

Autónomos discapacitados con tarifa plana:

  • Primeros 12 meses: 80% de reducción de la cuota, con lo que con las bases y tipos de 2016 la cuota mensual  se queda en 50 euros justos desde el 10 de octubre de 2015, con la entrada en vigor de la Ley de Fomento del Trabajo Autónomo. Antes se aplicaba sólo los primeros seis meses salvo para los autónomos discapacitados menores de 35 años, a los que ya se les venían aplicando 12 meses de bonificación al 80%.
  • Meses 13 al 60: 50% de bonificación durante 54 meses, con lo que la cuota se quedaría en 2016 en 133,52 euros.

Como requisitos se establecen causar alta inicial y no haber estado de alta como autónomo en los 5 años anteriores.

Me gustaría terminar este post, reflejando las reflexiones de los asistentes.

La primera reflexión proviene de su deseo de integrarse de manera efectiva en la sociedad y en el mercado de trabajo, por lo que perciben los centros especiales de empleo y los enclaves laborales (en definitiva el empleo protegido) como una opción que ha de ser lo más breve posible y evitable en la medida de lo posible. Opinan, también, que aunque estos centros en su concepción inicial han de facilitar la integración laboral en el mercado ordinario de trabajo, en la práctica, como proyectos empresariales que son, tienden a retener al personal más talentoso.

La segunda reflexión proviene de su análisis del concepto de discapacidad. Advierten mucha diferencias en grado y tipología en ese colectivo relativas al desempeño laboral. Por lo que en algunos casos las bonificaciones y subvenciones, según expresaron, les dan una ventaja injusta y en otros caso no son suficiente estímulo para que el empresario se decida a contratar.

(Visited 12 times, 12 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *