Tu jefe es un CA… y él no lo sabe

Es más, con total seguridad todos tus jefes han sido y son unos CA.. Lo son todos los jefes, es una verdad universal que todos el mundo sabe, pero que no siempre se puede decir. Tu jefe es un CA.. hasta él mismo lo sospecha. Se comenta en pasillos, salas de café, en los bares después del trabajo.

Por mucho que asista a cursos de liderazgo no dejará de serlo. Quizás te venga con unos cuantos anglicismos más, pero no consigue disimular lo que es, un CA.. Va con el uniforme. No hay nada más triste y risible a la vez, que ver como se empeña en ejercer un coaching que no puede ejercer porque no confías en él. Se empeña en dar feed-back que nadie le ha pedido, que escuchas mientras piensas en otra cosa y disimuladamente miras la hora. Cuando no sabe que hacer se dedica a fiscalizar tu trabajo como si lo entendiera o le importara.

Incluso cuando asistió al curso sobre felicidad en el trabajo vino queriendo ser el “gestor de tu felicidad”. ¿Pero no se da cuenta, el muy CA.., que el día más feliz es el día en el que no asiste al trabajo?. No porque te permite relajarte, que también, sino porque te cunde más el trabajo, libre de sus interrupciones y puedes sacar tu criterio profesional que constantemente te reprime.

En alguna ocasión, has tenido la tentación de pensar que no era un CA Cuando te pidió humildemente tu opinión, cuando veías que se preocupaba por que tuvieras cubiertas tus necesidades, cuando se quedó contigo hasta tarde para terminar un trabajo que se te complicó. En esos momentos pensaste que era una buen compañero y quizás hasta buena persona. Pero no, el día siguiente te volvió a demostrar lo CA.. que era. Con su ego siempre ávido de medallismo y su afán de demostrar que era el jefe por razones tan obvias que todos tenían que advertirlas a simple vista. Quizás para demostrar a su propio jefe (del que seguramente pensará él que es un CA.. y tú paradójicamente piensas que es un excelente profesional) que merecidamente es tu jefe.

Quizás pienses que tu jefe no es un CA... Si es así, enhorabuena, eres uno entre un millón. Pero ¿seguro que no sufres signo de Estocolmo?, o ¿es que acaso tu jefe no actual como tal, sino como compañero?

De la misma manera igual piensas que tú, que eres jefe, no eres un CA... Desengáñate, lo eres. Tus empleados mostrarán su buena cara, sonrisas y palabras amables, porque de tu evaluación depende su salario y lo que es peor su puesto de trabajo. Pero en la intimidad, y a veces en público, te tildan de CA...

Si alguno de mis variados jefes está leyendo esto que no piense que va por él (al menos no solamente por él), que se consuele pensando que no está solo. Si es un CA.. no es por su persona sino por la posición que ocupa. De hecho muchos de mis jefes han dejado de ser CA.. cuando han dejado de ser jefes. Hasta con algunos me llevo bien.

Yo mismo, cuando he sido jefe, he de reconocer que me he comportado como un CA... Me pongo en la posición de mis empleados y me echo las manos a la cabeza viendo lo CA.. que he sido.

Pues bien todo esto, que ya sabíamos, por fin ha sido refrendado por los gurus del management (ya iba siendo hora). Después de décadas de intentar educarlo con Liderazgo emocional, liderazgo resonante, liderazgo transformacional y un sin fin más de liderazgos al fin se han dado cuenta que lo mejor que se puede hacer es ponerle la etiqueta de obsoleto y apartarlo para que no moleste.

Unos pocos ejemplos.

La Intromisión del directivo senior

Alt="Startup"El exitoso modelo de LEAN STARTUP, introducido y desarrollado por Eric Ries en el best-seller del mismo título, lo tiene muy claro.  Es preciso proteger al talento innovador y creativo de la intromisión del directivo senior. Propone crear  “cajones de arena“ (sand boxes), donde pueden desplegar su talento a salvo de injerencias del directivo que simboliza las normas, procedimientos, el standard y el conservadurismo y que son un lastre para la innovación.

 

O como dicen en el blog superrhhumanos 

¿Cómo puede ser mi empresa ejemplo de Felicidad en el Trabajo?

Nos quedamos en el segundo punto, cómo dice en el post Empresas innovadoras: trabajar sin jefes:

Desde hace unos años se está imponiendo una nueva filosofía de empresa. Un modelo de negocio implantado por algunas empresas innovadoras de diferentes sectores que, cansadas de la oligarquía impuesta por un jefe que en muchas ocasiones no era del todo competente, decidieron dar un cambio revolucionario al sistema y decantarse por la Holacracia (del griego holos, un todo como unidad autónoma y autosuficiente).

Cultura Google

Otro ejemplo que quería es el de la cultura google, con una política de RRHH tan popular como quizás idealizada. Juan Carlos Barceló en el post La política de recursos humanos de Google, nos la presenta, haciendo mención específicamente que:

Los empleados son el activo más valioso de cualquier empresa, y perder aquellos con talento puede ser algo verdaderamente caro.

Es por este motivo por lo que asegura que hay que quitar poder a los directivos y dárselo a los empleados, una visión propia de la cultura de Google.

Líderes inclusivos

En este interesante post nos habla sobre los líderes inclusivos, que son aquellos que consiguen integrar a cada persona como miembro sólido de su equipo, creando estructuras colaborativas en la que cada persona aprovecha su talento para contribuir de forma útil y activa a la misión del equipo. Además es la misma persona que consigue aflorar el máximo potencial de cada persona desarrollándolo y aprovechando las diferentes competencias para crear equipos eficientes. Y finalmente es capaz de ponerse en lugar de las otras personas a la hora de tomar decisiones,  maximizando así las posibilidades de éxito.

El líder inclusivo no solamente es capaz permitir el desarrollo de cada persona, sino que integrar la diversidad de las personas en las organizaciones. Ahí es nada.

La Diversidad no es un proceso que pertenezca a individuos sino a la organización en su conjunto. Una estrategia corporativa nos ayudará a su éxito a largo plazo. Esto requiere un cambio cultural, es por ello que muchas veces se usa el término agentes de cambio para la inclusión refiriéndonos a los líderes inclusivos

En definitiva para que nuestro jefe deje de ser un CA… hay que propiciar una cultura colaborativa, una organización saludable, que permita y propicie la aportación del talento y el jefe tenga por misión crear el entorno laboral perfecto, facilitar medios y remover obstáculos.

Quizás así nuestro jefe deje de ser un CAso-digno-de-estudio.

 

 

(Visited 31 times, 31 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *